Funga Fufu...

Tuesday, May 22, 2007

Feria de antigüedades

Con mis papás decidimos aprovechar el fin de semana largo que tenemos gracias al 21 de Mayo y fuimos a "descansar" a Viña del Mar (yo con una tarea de matématicas y mi papá haciendo un trabajo para el magister, si es que así se escribe).
El domingo decidimos ir a pasear por Valparaíso y, entre vueltas y vueltas por sus calles, mirando todas las casas preciosas que tiene, llegamos a una tienda de antigüedades. Entramos porque había dos armaduras en la entrada, pero adentro había un montón de cosas.
Primero vimos unas fotos viejas de distintos lugares del mundo (Alemania, Egipto, Italia, Austria, Grecia). Mi papá compró 23 de esas fotos, porque realmente eran bonitas. Cuando las vi me dio un poco de pena, pero no supe definir por qué.
Después de las fotos encontramos un canasto con postales adentro y ahí supe lo que había sentido con las fotos. No conozco la palabra exacta para definirlo, pero mejor les cuento la situación. Mi papá me pasó una postal muy bonita y, como no supe de qué lugar era, le di la vuelta para buscar la descripción y vi que había algo escrito. Decía: "Amor, hoy comienzo a escribirte una cartita muy detallada sobre lo que he hecho. Tuya por siempre...". No pude seguir leyendo. Me puse a pensar en que esa postal fue escrita por alguien que amaba a alguien, que esas personas existieron y sintieron, tal y como yo lo hago, y que algo pasó, tal vez murieron o terminaron su relación, para que sus recuerdos, sus tesoros, terminaran siendo vendidos como antigüedades. No pude evitar pensar que, algún día, yo también moriré y todo lo que alguna vez fue importante para mí (mis colecciones, mis diarios de vida, mis cuadernos, mis libros) se quedará aquí y no podré saber si mis descendientes valorarán mis cosas de la misma manera en que yo lo hice.
A los que estásn leyendo esto: espero que sepan apreciar el hecho de que todo lo que hacemos y tenemos guarda un poquito de nosotros, un sentimiento, un pensamiento o un recuerdo y que al desacernos de eso botamos parte de nuestra identidad, de nuestro pasado y de nuestra historia personal, ésa que sólo tiene importancia para quien lo vive.

Thursday, May 10, 2007

Las adolescentes los prefieren platónicos























Las adolescentes somos las más susceptibles a sufrir de enamoramientos pasajeros e imposibles, en especial si tenemos problemas en la casa o el colegio. No sé si se han dado cuenta (seguramente sí, porque es evidente) de lo fácil que es encontrar en internet a montones de niñas chillonas subiendo fotos de sus ídolos (y, en algunos casos, de dibujos animados de los que se enamoran). ¿Por qué? Como niña chillona enamorada de un dibujo, creo que tengo la respuesta: no los conocemos.
Es simple. Nos criaron con películas como "Blancanieves", "La Cenicienta" y "La Sirenita", en las que chicas soñadoras encontraban a un tipo lindo, simpático, tierno e inteligente que las amaba y las seguía a donde fueran. Crecimos y teníamos la esperanza de encontrar a un hombre con las mismas características, pero chocamos con la triste realidad: existen, pero no están en donde nosotras estamos. Tristes y un poco desilusionadas, decidimos refugiarnos en la televisión y distraernos, pero al prenderla lo vimos: es lindo, tiene una sonrisa perfecta, es tierno con la que le gusta y... no es real; es sólo un actor interpretando un papel, un cantante que ni se imagina que existimos o, peor, un dibujo nacido de la imaginación de un tipo que está en Japón, pero aún así lo queremos, porque es todo lo que queremos encontrar.
Una vez que lo vimos, nos dedicamos a imaginar complicadas historias en las que le hablamos y él se fija en nosotras, a llenar hojas y hojas con corazones que rodean su nombre y a saturar el disco duro del computador con sus fotos (o imágenes si es un dibujo). Sabemos que no lo conoceremos, pero cada vez que decidimos echar un vistazo al mundo real nos encontramos con algo que no nos gusta y volvemos a la televisión.
Lo sé, no es real, pero sólo tengo 14 años, creo que tengo derecho a fantasear un poco con lo que me gustaría que ocurriera.
(En las fotos están aquellos dibujos y actores de los que mis amigas y yo nos hemos enamorado. No especificaré quién se enamoró de quién, para evitar burlas.)