Funga Fufu...

Thursday, July 26, 2007

Jamás seré una gran baterista

Todas mis amigas saben que nunca lo seré, pero recién ayer terminé de digerir esa realidad, y menos mal, porque llevaba como tres años dándome dolor de estómago.
Para que sepan por qué llegué a esa obvia conclusión, les dejo mis motivos.
1. No me interesa pasar horas diarias practicando para mejorar.
2. Soy incapaz de independizar mis manos de mis pies.
3. Nunca me acuerdo de ensayar.
4. No me emociona en lo más mínimo la idea de estar en una banda y tocar frente a un gran público.
5. Esto es un hobby para mí.
6. Me gusta más escribir letras de canciones que tocarlas.
7. La presión de ser baterista me aterra. ¡Si me equivoco en el pulso, todos se equivocan!
8. No me interesa comprar una batería de mejor calidad, me gusta la mía.
9. No intento tocar las canciones que tocan en la radio.
10. No me apasiona el sentarme a tocar, sólo me gusta.
11. Entre pasar un fin de semana en Viña del Mar y tocar la batería, elijo ir a Viña sin pensarlo dos veces.
12. No sé leer partituras, aunque eso no es mi culpa.
13. No me tengo confianza.
14. El profe me guía en todo y no aprendo nada.
15. No me interesa si soy un "diamante a pulir", yo quiero pasarla bien.
16. Yo quería ser cantante, pero ni yo me veo futuro en eso.
17. No tengo suficiente fuerza en el pie.
18. Con suerte recuerdo los nombres de algunas partes de la batería.
19. Cuando escucho una canción, apenas logro reconocer como suena la batería y que parte se está tocando.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home