Funga Fufu...

Thursday, September 18, 2008

Demasiada paranoia, pulso acelerado


Como hija de un hombre sobreprotector y dueña de un amor profundo por la fantasía, las exageraciones y el drama, mi imaginación me hizo crecer creyendo que había peligros en todas partes, además, las películas de acción y los libros acerca de mundos maravillosos estimularon esas ideas hasta que se convirtieron en verdaderos guiones cinematográficos. ¿Un ejemplo? Un tipo me miraba feo y ya me imaginaba siendo secuestrada. Leía una historia acerca de los elfos y me veía como víctima de algún complicado hechizo que arruinaría mi vida. Era una reina del drama, me las ingeniaba para vivir angustiada (sigue siendo así, pero mucho menos que antes). Hoy, ese síndrome volvió a presentarse.
Como estoy con vacaciones de Fiestas Patrias (Viva Chile), me duermo tarde todas las noches. A las 11 sonó el teléfono y contestó mi papá. Dos minutos después él entró en mi habitación diciendo "¡Apaga todo, apaga todo!", apagó mi estufa y la luz, me hizo apagar la tele y se fue sin dar explicaciones. ¿Qué creen que sentí? La mitad Mikan/Mikán/Zoe de mi cerebro comenzó a desarrollar miles de escenas similares a "La Habitación del Pánico" (esa película estresante en que Jodie Foster y Kristen Stewart están encerradas en un cuarto de seguridad mientras unos ladrones recorren su casa), mientras que la mitad Tsukushi/Sophie trataba de calmar a mi corazón (soy taquicárdica y exagerada, imaginen la mezcla) y me decía que debía buscar a una persona más calmada que me lo explicara todo. Llamé a mi mamá, pero no me escuchó (no hablé muy fuerte para que mi papá no me retara por hacer ruido), así que me salí de la cama y busqué a tientas mi celular para poder guiarme. Eso me calmó menos, porque en las escenas de suspenso los protagonistas siempre se alumbran con algo que no sirve de mucho (vela, encendedor, cámara fotográfica, celular, iPod). Llegué a la pieza de mis papás y vi a mi mamá acostada. Ella entendió de inmediato que mi papá no me había explicado nada y que yo estaba paranoica y asustada. Resulta que los vecinos creyeron oir pasos cuando llegaron a su casa, así que llamaron a la portería, de donde llamaron a mis papás, que se ocuparon de explicarme lo que pasaba (en sentido irónico y literal, dependiendo de en cual de mis progenitores pensemos).
Ya pasó todo, mi papá se calmó y mi mamá también (le asustaba que les hicieran algo a nuestros perros) y yo les cuento esto para que se entretengan un rato. A veces odio tener tanta imaginación mezclada con mi personalidad.

1 Comments:

Blogger Emma said...

O__O
hasta yo me asusté leyendo.. me puse hasta yo paranoica.. argh Zoe.. de verdad me asusté >_<
Pobrecita, entiendo a lo que te refieres.. ya te contaré algún día la cantidad de cosas que me han pasado por mi linda imaginación.. tenemos sobredosis de fantasía -__-
te adoro, yo no te hubiera podido ayudar en esa situación, sabes que soy una histérica sin remedio =/
te doy mi apoyo moral.. y golpearía a tu papá, por no dar explicaciones >__<
pero es buena persona y me cae muy bien, además lo quiero, asi que mejor no liberaré mis instintos asesinos con él..
cuidate mucho, cualquier cosa, me llamas mujer >_<
buh-bye!

4:53 PM  

Post a Comment

<< Home