Funga Fufu...

Friday, December 12, 2008

Si quieres tener tu propio mundo, ténlo, pero deja en paz el mío

Como buena cantante frustrada, yo escribo canciones y me moría de ganas de escribir una que incluyera el título del día de hoy. Esa frase la anoté hace más de un año con la esperanza de que me sirviera de algo. Hoy me sirvió, tanto para su propósito original (escribí unas cuantas líneas que planeo arreglar cuando mi musa haga algo que me inspire) como para tener tema en este blog.
Sí, tengo una musa, es una mujer y no soy lesbiana, lo que pasa es que yo escribo acerca de lo que veo y ella me da suficiente tema para escribir. En dos meses, ya escribí un poema, una canción, un papel con una idea y este post inspirados en ella. No escribo sólo acerca de lo que veo, también escribo acerca de cosas que nunca he sentido (amor y derivados, básicamente), de cosas que le pasan a gente que conozco (o que no conozco, los libros y la televisión dan buenas ideas) o de cómo creo que se sienten otros frente a ciertas situaciones. Hoy, mi musa me recordó esa frase.
Detesto que me dejen fuera. Tuve que cambiarme de colegio hace unos años porque me sentía sola, porque sobraba en todas partes, porque la mesa siempre estaba llena y los grupos de trabajo no tenían cupos. También odio el cinismo, porque los grupos de trabajo sí tenían cupos cuando había que hacer algo difícil. Odio también la estupidez sin motivo, pero eso no viene al caso. Comprenderán entonces lo mucho que odio que me dejen fuera y que después sean cínicos. Mi musa probablemente sospecha quién es y se enojará conmigo por escribir esto de ella y no hablarlo, pero la verdad es que creo que las palabras no harán mucho efecto. Soy un asco hablando, nunca logro que mis palabras suenen tan importantes como me gustaría (porque para mí son importantes), se me traba la lengua, me falta vocabulario (la gente se ríe si usas muchas palabras, una vez se rieron porque usé la palabra "derivados", lo que, en mi opinión, es un ejemplo de estupidez sin motivo, ya que los que se rieron no padecían enfermedades mentales), las palabras entran por un oído y salen por el otro, se las lleva el viento y la gente las tuerce, las complica y las mata. Además, siempre te interrumpen cuando hablas, así que no puedes exponer todos tus pensamientos. Escribir es un monólogo, queda por siempre y no pueden cambiar lo que dijiste. Mi musa tendrá que comprender que escribir es mi forma de hablar y es la forma en la que soy sincera. Miento cuando hablo, puedo mentir con mis acciones, pero para mí escribir es casi sagrado, cuando escribo soy yo, pongo un poco de mí, pongo mi esfuerzo, mis ideas, mis sentimientos.
Tras esta larga explicación de mi amor por la escritura y el por qué escribo en vez de hablar con quien corresponde, voy a lo importante: qué hizo ella.
Quería conversar con ella y se fue con otra persona. Sé que es algo normal, pero lo hace seguido y es molesto que te pidan que te vayas, que hagan grupo aparte, que se alejen y te digan "porfa, Zoe, anda para allá, quiero hablar con X". Que después se vayan a otro lado y te echen si te sientas con ellas para contarles algo importante para ti. Si quieren hablar en privado, bien, pero que no echen a las que estamos allí, que se vayan a un lugar en el que no las molesten cuando estén solas y que no se molesten si después las personas que se sintieron desplazadas contestan mal (después de todo, tienen todo el tiempo del mundo para hablar y, ¿saben?, parece que un tipo inventó un aparatito mágico llamado "teléfono" que te permite contactar a otras personas y hablar con ellas aunque no estén a tu lado). Y si queremos tener nuestro propio mundo, con nuestros enojos y enredos (causados por una horrible mezcla entre adolescencia, hormonas y familia), no traten de meterse y solucionarlos.
Si quieren un mundo aparte, está bien, pero no es obligación nuestra abrirles la puerta del nuestro.

1 Comments:

Blogger Cata said...

¿Por que no pones mejor, mi nombre?
Es obvio.
Dejaré tu mundo en paz, no te preocupes, si es lo que quieres, te dejaré en paz.
Pero te diré algo :)
Si me fui con la vale, aparte, era por algo, si yo quería contarle algo, que era obvio que yo no quería que ustedes escucharan, entonces por algo nos fuimos APARTE, para no decirles "porfa vayanse", porque tampoco era la idea echarlas.
Sé que existen los telefonos, muchas gracias, pero prefiero tener a mis amigas al lado, y poder contarles algo, en vivo, donde puedo abrazarlas, tocarlas y quererlas, algo personal.
Quedé sin palabras, me dolió lo que escribiste.
Ni se te ocurra tener después, si quizás te da el "sentimiento de culpa" conmigo. No lo quiero, y tampoco lo aceptaría.
Haz lo que creas correcto, y yo, haré lo mismo.
Suerte en California, nos vemos en Marzo.

12:11 AM  

Post a Comment

<< Home