Funga Fufu...

Sunday, January 04, 2009

Amistades audiovisuales

Cuando era pequeña veía mucha televisión (aún lo hago, pero eso no es importante ahora), vi muchos dibujos animados y varias películas de trama simple, de esas que los niños (y los fanáticos de las películas) disfrutan tanto. Todo cumplía la estructura básica de los productos para gente sub 20: malos muy malos que al final pierden, una aventura (supuestamente) imposible de lograr, un protagonista incorruptible y un amigo inseparable. Yo quería vivir las aventuras, pero sin los malos. Cuando pasaron los años decidí que no quería la aventura, quería a el o la amigo/a inseparable, que escucha, acompaña y está en todas.
Tuve algo así en mis primeros años de colegio, pero crecimos y dejamos de tener cosas en común. Tuve algo así en quinto básico, pero eso fue porque me sentía sola y terminé odiando todo lo que ella hacía. El asunto terminó bastante mal, créanme. ¿Qué tengo ahora? Cuatro amigas increíbles, a las que adoro, pero ninguna que sea mi amiga-amiga. Esa en la que podría confiar y que también confíaría en mí, con la que hablaría por teléfono durante horas, con la que sería cercana, veríamos películas, saldríamos a comprar, etc., todo el cliché.
Lo más probable es que, en mi ideal de encontrar a esa súper amiga, haya dejado pasar mi oportunidad de volverme cercana a las amigas que ya tengo. Quiero acercarme a ellas, pero nunca sé cómo, qué decir y cómo decir lo que siento para que no piensen que hablo por hablar, para que entiendan que cuando digo "puedes confiar en mí", quiero decir que guardaré los secretos, ayudaré y apoyaré.
Antes de que se enojara conmigo, Emma hacía de psicóloga mía. Me escuchaba, me acompañaba, me aconsejaba, me consolaba, pero soy inconformista. Es bueno confiar en alguien, pero una quiere un poco de confianza de vuelta, algo pequeño que nos haga sentir cómplices. Ella sabía muchas cosas acerca de mí, pero yo sabía poco acerca de ella. Era mi psicológa. Me sentiría mal si ella no confiara en nadie, pero sé que Sofi y ella hablan mucho y comparten, así que al menos sé que ellas sí tienen una amiga cercana. Soy feliz porque dos de mis amigas tienen eso que yo creo tan importante, pero no puedo negar que siento envidia por no ser yo la que mantenga una amistad así.
Como ya escribí más arriba, seguro fue mi culpa, yo dejé pasar mis oportunidades.

Labels: ,

1 Comments:

Blogger VaLe! said...

"Quiero acercarme a ellas, pero nunca sé cómo, qué decir y cómo decir lo que siento para que no piensen que hablo por hablar, para que entiendan que cuando digo "puedes confiar en mí", quiero decir que guardaré los secretos, ayudaré y apoyaré."

sabes, te has acercado muchisimo a mi este año que recién pasó. Hay muchas cosas de las cuales eres la primera de la que se entera y créeme que jamás creo que hablas por hablar, eres una persona bastante seria como para gastar palabras innecesariamente, siempre he contado con tu ayuda, apoyo y por sobre todo, CONFIANZA.
y sabes la manera de acercarse más a alguien?... hacer mas cosas juntos/as, no crees? :)

hoy día me perdí el capítulo del beso de bones T_T
que estes bien y cuidate :)
te adoro x3

9:56 PM  

Post a Comment

<< Home