Funga Fufu...

Saturday, March 28, 2009

Diarios de Motocicleta: el arma secreta del comunismo


En lenguaje estamos estudiando el viaje mítico, ya saben, el camino del héroe (dejar el hogar, pasar pruebas, conocer a una tipa demasiado buena para él, más pruebas, quedar medio muerto, más pruebas, ganar o perder, descubrir que ya es lo suficientemente bueno para la tipa ya mencionada, volver a casa, todo esto sazonado por la ayuda de varios personajes secundarios que estaban en el lugar preciso en el momento preciso para que el héroe no acabara convertido en picadillo). La profe decidió que sería una buena idea ver una película de viaje y analizarla para que apliquemos lo que, supuestamente, aprendimos. A mí me encanta ver películas, así que la idea me alegró el día.
Eligió Diarios de Motocicleta, esa película de 2004 en la que Gael García hace del Che Guevara cuando joven y se va a dar la vuelta en moto por el continente con un amigo, interpretado por un actor al que no le sé el nombre. Esperen un poco. Rodrigo de la Serna. Sí, acabo de buscarlo para que este comentario no parezca escrito por una ignorante.
De vuelta a lo importante. Yo no había visto la película, primero porque se estrenó cuando tenía 12 años y la idea de ver algo que no era comedia no me motivaba. Segundo, porque no soy comunista. Tercero, es acerca del Che Guevara, alguien que existió y eso no sonaba como algo que me fuera a entretener (todas las biografías tratan de destacar lo seria y respetable que es la persona representada). La profe dijo que la veríamos y yo pensé "bueno, al menos la veré gratis". Lo malo de ver películas en clases es que todos hablan y no se escucha y el final terminas conversando también y de lo que pasa en la pantalla no te enteras. Eso me pasó, la tuve que bajar de internet y verla en casa el jueves. Al terminar, llegué a la siguiente conclusión: el objetivo de esta película es convertir a la joven e impresionable nueva generación en comunistas. En serio. Se los demostraré con los siguientes puntos:

1. Gael García Bernal. La revista People en español lo nombró uno de los más atractivos del 2002. No sé, no está mal, pero ustedes saben que mis hormonas son bastante flojas y no se revolucionaron al verlo. Sí es atractivo, pero no para poner la cara de orgasmo que puso Vicky al nombrarlo. En fin, lo pusieron a hacer de Che Guevara (aunque está demasiado flacuchento para el papel y no tiene esa cara de pensamiento profundo que tiene en las poleras) y en el curso hay por lo menos tres con revolución hormonal (Vicky, Danielle y la profe). Quieren convertirnos al comunismo a través de las hormonas.


2. Escenas tristes. Ponían todos loes personajes que podían para darnos pena: un par de comunistas perseguidos por el gobierno de Gonzáles Videla, mineros con sed, gente con lepra, cómo separan a los pobres de los con plata. Todo destinado a hacernos ver que la forma en que vivimos es mala y que el comunismo evitaría todo esto. Eso sí, no te lo gritan o te lo dicen de forma obvia, simplemente ponen al Che con cara de pensamiento profundo (pero no el pensamiento profundo de las poleras) a observar todo esto y, de vez en cuando, a hacer comentarios. Todo el trabajo sutil se arruina en cuanto empiezan con el discurso reprobatorio, porque entonces se vuelve evidente que intentan moldear nuestras jóvenes mentes a su antojo. Bueno, por lo menos fue evidente para mí. Eso hizo que la ligera simpatía que empezaba a sentir por esa filosofía desapareciera.

3. Romance, pero no del de amor. Esas imágenes idealistas que intentan mostrarnos lo bueno que era el Che. Trabaja con lo leprosos sin usar guantes, le da su dinero a los pobres, es muy honesto, etc. Tal vez sí era así, pero que lo metan en la película cada vez que pueden es un obvio intento de hacer que simpaticemos con él, algo que podría llevarnos a simpatizar con sus ideas. Esas escenas hicieron que mis sospechas de que todo era una campaña comunista llena de mensajes subliminales desaparecieran y fueran reemplazadas por la certeza de que todo era una campaña comunista llena de mensajes evidentes.

Cuídense de Diarios de Motocicleta. Es una buena película, pero deben alejarla de aquellos que son fácilmente influenciables. No soy fan del capitalismo, pero el comunismo me asusta más.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home