Funga Fufu...

Wednesday, April 22, 2009

Rituales

No me refiero a los religiosos, me refiero a los del día a día. ¿Los han notado? Son esas pequeñas costumbres que tenemos, las que repetimos cada día y a veces no nos damos cuenta, pero que a veces los demás notan. A veces.
Seguramente tengo varias de esas costumbres, pero sólo conozco una. Cada tarde después del colegio me saco los aros, dejo el reloj en el mueble de mi pieza, me quito los zapatos y me pongo las zapatillas de levantar y me lavo las manos.
Me saco los aros porque no tienen un significado emocional para mí, son sólo algo bonito con lo que decorar mis orejas. Mis aros favoritos son de colores y los uso los fines de semana.
Me saco el reloj porque no me gusta usarlo. Me lo pongo cada día para ir al colegio, porque para mí pasar 8 horas en ese edificio es una tortura y necesito el reloj para saber cuánto tiempo me queda allí dentro. Cuando estoy en casa soy feliz, no necesito ver la hora, no tengo apuro, no quiero que el tiempo se vaya más rápido, sólo quiero disfrutar mi tiempo libre.
Me saco los zapatos porque siento que me encierran.
Me lavo las manos porque siento que después de todo un día dando vueltas por ahí, necesito refrescarme.
Es un rito muy simple y yo lo acabo de desarmar y explicar. Últimamente estoy tratando de conocerme, de entender qué pasa por mí cabeza. Llegué a algunas conclusiones:
1. Odio el colegio.
2. Me siento sola.
3. Me siento ignorada.
4. Adoro a mi familia.
5. Amo escribir.
6. En EE.UU. sería una nerd. O una freak al estilo Freaks and Geeks.
7. No soy feliz.
8. Cuando me siento sola e ignorada, mi autoestima baja mucho.

Labels: ,

Tuesday, April 21, 2009

Libro abierto

O, más bien, TV abierta. Es en serio, cualquier persona que vea al menos un capítulo de cada una de mis series favoritas puede echar un vistazo completo a mi forma de ser. Cada uno de los programas que veo dice algo de mí. Tal vez comience a escribir acerca de eso en otras entradas. Ahora no tengo ganas. También voy a poner algunos libros y películas. Cuando tenga ganas.

Labels: , ,

Thursday, April 16, 2009

Noticia

Es del sábado 4 de abril de este año, salió en el cuerpo C de El Mercurio. ¿Qué dice?

"El 3 de mayo debuta en el canal Disney de EE.UU. "Jonas", serie en la que Nick, Kevin y Joe son un grupo rock."

Sí, es una noticia acerca de los Jonas Brothers. No, no me gustan los Jonas Brothers. ¿Por qué la pongo aquí? Sólo me llamó la atención lo poco original de la trama. En puntos:

- Los Jonas Brothers en una serie llamada "Jonas".
- Ya son un grupo musical. En la serie van a ser un grupo musical.
- Disney Channel + Música = Hannah Montana, High School Musical, Camp Rock, Jump In, Jonas

Lo peor es que ésta será una serie acerca de tres tipos interpretándose a si mismos y habrá hordas de adolescentes hormonales viendo la serie porque les tienen ganas a los Jonas Brothers.
Alguien sálveme.

Labels: , ,

Pues sí, como sea

¿No conocen la frase? Mejor para mí. Aparece en un capítulo de una serie y para mí significa bastante. No es una idea brillante, sólo un chiste personal.

Labels:

Tuesday, April 07, 2009

Wimbledon

Me refiero a la película que se estrenó el 2004, no al campeonato de tenis. Pero se relacionan, la película trata de un tenista llamado Peter (Paul Bettany) cuya carrera va de capa caída que llega al torneo por un motivo que desconozco porque no vi los primeros minutos de la película, conoce a una tenista más joven que él (Kirsten Dunst) y se enamora de ella. Ese es el resumen de la trama, no hace falta saber más. Es comedia romántica, pero de comedia no tiene mucho, a menos que sean como yo. A continuación una guía para disfrutar la película a mi manera, con mucha ironía, sarcasmo y toques de cursilería, todo salpicado por referencias pop de esas que cualquier persona demasiado ociosa les puede dar. Aquí voy.


Cómo disfrutar Wimbledon a mi manera:

1. Sean fans de las películas románticas. Si les gustan los besos cursis mirando las estrellas (y no viendo las estrellas como lo hacían Pedro de Valdivia con Inés de Suárez, sino que de verdad viendo las estrellas), los discursos estúpidos supuestamente románticos y los besos en los que montones de personas aclaman a los protagonistas porque les alegra que se quedaran juntos, esta película les sirve. Además, tiene la ventaja de que nos confirman que los protagonistas se quedaron juntos y tuvieron hijos, no nos dejan con la duda de si terminaron dos meses después de lo que nos muestran.


2. Ríanse de la publicidad. En serio, si se enojan cada vez que aparece un producto y lo enfocan bastante para que lo veamos y pensemos "oh, ese producto está en la película, voy a comprarlo", no vean esta película, los bolsos Head también son protagonistas. No es una publicidad tan descarada como la que sale en Yo, Robot (casi logran alejarme de las zapatillas Converse) o Evolución (todo era un gran comercial de Head & Shoulders), pero igual puede molestar a los más extremistas.


3. Recuerden que Kirsten Dunst se internó en una clínica el año pasado. Esto es por morbo, de hecho, creo que ya salió, pero es un poco raro verla en la película sabiendo que se internó por depresión o drogas, no recuerdo bien. Si no lo sabían o no me creen, léanlo aquí (si saben inglés).


4. Vean El Código Da Vinci primero. Da lo mismo su religión, para entender el sentimiento deben ver esa película primero. O vean sólo las escenas en las que un personaje sicótico llamado Silas aparece. Si no tienen mucho tiempo, vean el principio, la primera escena muestra a Silas persiguiendo a un viejo por el Louvre para luego matarlo. O pueden buscar la parte en la que mata a una monja. O cuando se azota con un látigo. O cuando persigue a Tom Hanks (cosa que no me molesta, el pelo de Tom Hanks se ve demasiado raro como para que me tome en serio a su personaje). Si se dan cuenta, la aparición de personaje es sinónimo de daño físico. Vean esas partes y luego vean Wimbledon. Cuando lo hagan pensarán "hum, el dichoso Peter me recuerda a alguien". Créanme que es muy divertido gritar durante la película "¡Cuidado, Mary Jane, viene por ti!".


5. Sepan algo de tenis. Yo no sé de tenis, lo único que sé es que hay una raqueta y una red y que los puntos van de a 15. Fin de mis conocimientos. Sólo sabía que los personajes ganaban porque el público aplaudía y vitoreaba y los ganadores celebraban.

6. Vean A Knight's Tale (Corazón de Caballero). Si El Código Da Vinci los trauma, pueden compensar viendo como Paul Bettany hace de escritor ludópata en esta película. Se van a reír, pero pueden sentir pena al ver a Heath Ledger.


7. No se aprendan los nombres de los personajes, no vale la pena. ¿Quieren que Peter gane el partido? Yo me dediqué a gritar "¡Paul, Paul, Paul!" o "¡Tú puedes Silas!". ¿Quieren que Lizzie vuelva con Paul? Esteeee, Peter. Digan, "¡Vuelve, Mary Jane!"


8. Ríanse de los chistes malos. ¿Lo que más risa me dio? El representante de Paul/Peter también representa al gringo antipático, así que llega al partido con una bandera inglesa y una gringa y se le enredan cuando anima a los jugadores. Simple, fome y estúpido, todavía me río.

9. Los secundarios inútiles. ¿Un ejemplo? El mejor amigo del protagonista. Su objetivo era dar un toque dramático cuando Peter/Paul tiene que jugar contra él (a nadie le gusta tener que ganarle a sus amigos), pero la verdad es que a nadie le afecta eso y durante el resto de la película se dedica a estar por ahí haciendo nada, aportando nada y llenando espacio en la pantalla. Otro secundario inútil es el perro del papá de Mary Jane/Lizzie/Kirsten. El perro le ladra al protagonista un par de veces y eso es todo. Sí, puse a un actor y a un perro en la misma categoría.

Foto (de izquierda a derecha): Peter/Paul, el bolso amigo, el secundario inútil, otro bolso amigo que no salió en esta imagen.

10. James McAvoy. ¿No saben quién es? ¿Seguros? Si vieron Las Crónicas de Narnia: el León, la Bruja y el Ropero, tal vez recuerden a un simpático fauno llamado Tumnus, el querido señor Tumnus. O tal vez vieron Wanted, una de esas películas evidentemente dirigidas al público con testosterona (si fuera para mujeres no le sacarían la ropa a Angelina Jolie). ¿Otras películas en las que sale? El Último Rey de Escocia, Atonement (Expiación, Deseo y Pecado). Si aún no lo recuerdan, da lo mismo, el chiste está en saber quién es, recordarlo en una película seria como El Último Rey de Escocia y luego verlo en Wimbledon como el hermano inútil del protagonista. A continuación, un pequeño diálogo de la película que les permitirá comprender el cambio:

Papá de Paul/Peter: ¿Sigues apostando contra tu hermano?
James McAvoy pre-título de actor prometedor: Es un negocio redondo, si pierde me hago rico, si gana tengo sexo.

Dato inútil: la imagen de arriba la saqué de una página de fans del tipo. Ellas tienen el gran sueño de verlo desnudo en muchas películas. A veces el fanatismo me asusta.

11. Los malos efectos especiales. ¿Han visto el anime El Príncipe del Tenis? ¿No? Entonces me costará explicar esto. Si lo han visto, sólo recuerden la forma en que muestran cómo la pelota va de un lado de la cancha a la otra. Ese tipo de seguimientos también se producen aquí.

12. Los pensamientos del protagonista. Nos hacen escuchar los pensamientos del protagonista. No son tan inútiles como los de Bella en Crepúsculo, pero a veces eran bastante poco aportadores. Obviamente, no los escuchábamos todo el tiempo. Además de pensamientos había narración en off.

13. Amor incondicional por los losers. Lo siento, tengo que admitirlo, siento una debilidad terrible por los personajes losers, los nerds que les ganan a los populares, los inteligentes a los que tratan de pisotear, los simpáticos que, por algún motivo extraño, son tirados hacia abajo, los distintos a los que quieren pisotear sólo por ser distintos. Los adoro, todos tienen un lugar en mi corazón cinéfilo, incluso Hermione Granger, que sólo fue una rechazada al principio de la primera película, es querida por mí. ¿Evan y Fogell de Supercool? También (Seth me cayó mal, era un caliente repulsivo). Eso hace que Wimbledon sea agradable, es la historia de un gran perdedor que gana, de forma poco creíble, pero gana. Sus pensamientos no valen la pena, la chica lo deja por un motivo imbécil, su mejor amigo no aporta en nada, le ladra un perro y, sin embargo, gana. Es la clase de historias que me hace creer que todos ganaremos algún día. Desde el punto de vista de las estadísticas y las probabilidades es imposible, pero ¿verdad que suena bonito?

14. Los clichés. Adoro los clichés, son estúpidos y rellenan todos los agujeros en las tramas, alargan las películas y ayudan a que los personajes tengan algo que decir. Me hacen reir mucho. ¿Mi cliché favorito? Todas las variantes de la prensa como detonante/solucionador del conflicto.

Labels: , ,

Saturday, April 04, 2009

No gané

Hay dos o tres amigas que saben (o deberían saber) a qué me refiero. El resto no sabe porque no escuchó o no quise contarles.
¿Cómo me siento? Triste, con pena.
Eso sería, sólo una pequeña actualización para no abandonar el blog.