Funga Fufu...

Wednesday, July 22, 2009

Libros viejos

El libro que estoy leyendo (por gusto) se llama "Acupuntura y muerte", de Dwight Steward. Lo compré a $2000 hace unos meses en una galería en el centro de Santiago a la que fui con una de mis tías. La verdad es que el libro no es tan "viejo" según mi definición (tiene sólo 34 años), pero supongo que para algunos sí lo es, y además se nota por el aspecto que no es nuevo.
Tiene esa pinta característica de los libros que han estado en las cajas de libros de segunda mano: las tapas están gastadas, tiene algunas hojas salidas (desde la 1 a la 34, para ser exacta), hay letras ligeramente borradas, las páginas se ven de color café y desprenden un olor especial.
La verdad, el olor de los libros viejos es uno de mis favoritos. Cada vez que lo huelo me siento una persona especial, porque no es un olor que sientes cuando vas por la calle o en cualquier parte, para olerlo tienes que acercar tu nariz a un libro de varios años, no sabes cuántas personas antes que tú lo sintieron, cuántos tomaron el mismo libro y lo hojearon, me siento como si estuviera a punto de descubrir un tesoro oculto durante años.
Siempre que compro un libro es lo mismo: tomarlo, pasar los dedos por la tapa, sentir a qué huele. Los libros nuevos siempre huelen a tinta, no me gusta ese olor, es un poco hediondo; los libros viejos huelen a papel, a polvo y a algo más que aún no sé qué es. No sé explicar lo que siento cuando tomo un libro viejo. Me emociono ante la idea del mundo que encierra, me apena que su primer dueño ya no lo conserve, me alegro por haber rescatado algo, siento compasión por todos esos libros que nunca podré salvar del olvido.
Los libros fueron los primeros amigos que tuve, después se convirtieron en una forma de escape, en un refugio ante lo que mostraban las noticias, me mantuvieron cuerda cuando la edad del pavo comenzó a molestarme, esperaron pacientemente a que yo volviera a ellos cuando la música, la televisón y el internet se dedicaron a entretenerme. Siguen siendo mis mejores amigos, siguen siendo una forma de escape, siguen manteniéndome cuerda. Que alguien no los quiera tanto como yo los quiero me parece trágico, por eso cuido todos los libros que caen en mis manos, especialmente esos que alguien más no conservó y para los que yo soy su segunda oportunidad.

Labels: , ,

Thursday, July 09, 2009

Algo que me molesta

Bueno, la verdad, las cosas que me molestan son muchísimas, pero ésta estaba ocupando mi cabeza y no me dejaba tranquila, así que decidí escribirla.
Algo que me molesta mucho es que pongan en duda mis datos inútiles. De todo mi grupo de amigas es muy probable que yo sea la que gaste más tiempo leyendo cosas inútiles (como que el doctor que interpretaba George Clooney en ER se llamaba igual que un personaje en una película de Woody Allen), aunque la mayoría las decubro por accidente (como que el doctor que interpretaba George Clooney en ER se llamaba igual que un personaje en una película de Woody Allen), por eso me molesta que pongan en duda esos conocimientos. Me molesta mucho más cuando el dato que ponen en duda es acerca de cine. No soy cinéfila, pero que adoro el cine, lo adoro, así que no me vengan a decir que estoy equivocada cuando intento explicarles que Tim Burton NO DIRIGIÓ "THE NIGHTMARE BEFORE CHRISTMAS". Eso ni siquiera debería contar como dato freak, basta con ver los créditos iniciales de la película, se ve clarito que dice "directed by Henry Selick". Pero no, de inmediato saltan y me dicen que Tim Burton la dirigió y ni siquiera me escuchan cuando les digo que la idea fue de él, pero que no la dirigió. A raíz de eso surgió una larga discusión acerca de quién dirigió "Coraline". Les resumo el cuento: TAMPOCO fue Tim Burton (de hecho, ni siquiera estuvo involucrado en el proyecto), de nuevo fue Henry Selick.
No me molestaría que pusieran en duda lo que digo si lo hicieran de manera amigable, pero, por algún extrañi motivo, siempre saltan de forma prepotente y me dicen que estoy mal, intento dar argumentos razonables, pero siguen prepotentes y me ponen nerviosa y de mal humor. Ahora estoy intentando guardarme los datos freak, causan polémica y quedo mal yo.

Labels: , ,

Thursday, July 02, 2009

Mi primer sueldo

Hace unas semanas la profesora de inglés que tuve en primero medio me contó que había un concurso de cuentos en inglés. Después de eso, mi actual profesora de inglés también me lo dijo y me incitó a participar. Yo tenía una idea excelente para un cuento, pero no la escribí a tiempo, así que traduje una historia que tenía perdida en la profundidades del disco duro de mi notebook, mi profesora la tradujo y yo la mandé a la dirección de correo especificada en las bases.
Durante un tiempo no pasó nada, me metía de vez en cuando a la página del concurso para ver si estaban los resultados (yo no tenía mucha fe en el asunto, pero tenía esperanzas) y el martes sonó el teléfono y me dijeron "ganaste en el concurso, no te podemos decir qué lugar ni qué te ganaste, pero es un premio importante". Fui feliz. Tal vez no lo sepan, pero lo que más me apasiona son las historias, ya sea en canciones, cuentos, series, plículas, leyendas, mitos, orales, etc., adoro las historias y me encanta escribir. Mi gran temor es no tener talento, así que no se imaginan la emoción por este premio.
Fui a la premiación acompañada de parte de mi fans club (mi mamá y mi abuelas), mi bisabuela, mi prima de caasi 6 años y Emma, que fue la única de mi amigas que pudo ir. Yo no creía que mi premio fuera muy grande, así que esperaba que me nombraran en las menciones honrosas o, a lo más, las menciones especiales. No me llamaron para ninguno de esos premios y quedé convencida de que me habían llamado por error y que era mentira que tenía premio (pero igual sentía esperanzas). Dijeron el tercer lugar y tampoco era yo. Después dijeron el segundo lugar y casi no lo creí cuando escuché mi nombre. Fui al escenario, recibí una placa/trofeo, el vale de $30000 canjeables en una librería que se ganó mi profe por ser mi profe y el iPod Touch que le daban a los segundos lugares.
Yo ya tengo un iPod, lo compré el 2005 cuando aún no eran tan conocidos, eran caros y recién comenzaban a salir los con pantalla a color. Yo compré un modelo de 20 gigabytes, uno de los últimos con pantalla en blanco y negro, de color blanco, grande y un poco pesado. El que me gané ahora es con pantalla táctil y a color, reproduce música y videos, guarda fotos, se conecta a internet y sirve como agenda. Lo estoy vendieno. ¿Por qué? Mi iPod nunca se queda pegado, ha ido a montones de partes conmigo y ya le tengo cariño. Además, aún funciona bien y tiene 12 gigabytes más de capacidad que el que me gané.
Para mí, ese iPod Touch es mi primer sueldo, la primera recompensa, el primer pago por hacer los que más me gusta y planeo gastar lo que gane vendiéndolo en varios de esos cómics que quiero comprar desde hace un tiempo.

Labels: , ,